El hecho de empezar desde la nada hace que mientras el grupo comienza a crear nuevos temas, sea el momento de ver gran cantidad de conciertos de grupos nacionales e internacionales. El trabajo de los cuatro hace que pronto empiecen a asomar temas interesantes.

 

Primera etapa.

 

Los cinco primeros temas del grupo, “Sonríe si puedes”, “El pianista”, “Un cliente menos”, “El underground” y “Gran snob” demuestran la diferencia radical de cualquier época de Jauton, con 39 Escalones. La música suena diferente, la introducción del teclado hace que de por sí el sonido sea distinto y si a ello añadimos la madurez compositiva del momento, es cuando tenemos esta nueva versión musical. La dedicación por parte de los cuatro componentes era muy importante, trabajando muchas horas del día a la composición. En apenas unos pocos meses obtuvieron resultados interesantes, acordes con las expectativas de Juan, Antonio y Carlos en el nacimiento de este proyecto. Pero pese a ese cambio en la creación y en los resultados, se pensaba que había que dar otro paso más significativo hacia lo que sería la etapa profesional de 39 Escalones.

 

Segunda etapa.

 

Ya con dedicación exclusiva a la música, dejando otros trabajos con los cuales subsistían económicamente, se deciden vivir para y por la música. Desde la primera hora de la mañana y hasta bien avanzada la tarde y en muchos casos incluso la noche, los cuatro componentes de 39 Escalones trabajaban en nuevas canciones, aún más refinadas, tal vez con un componente mayor de influencia de bandas británicas. Comienzan a surgir temas como “El portal”, “Roma”, “Sobre un colchón” y “Lagos de Enol”.

 

Las actuaciones empiezan a ser bastante frecuentes, por toda la región y también fuera de ella, con conciertos imborrables de la memoria como el de la sala Astoria en Madrid o el que se realizó en Brihuega, un pueblecito de la provincia de Guadalajara, que era un lugar de referencia para la música del momento con en el que la gente de Madrid y alrededores se identificaba, de tal modo que un fin de semana tras otro, grupos de toda España pasaban por esta localidad.

 

Temas como “Nena de papel de flash” o “La zíngara” culminarían con un elenco de canciones que hacían de las actuaciones de 39 Escalones las delicias de sus seguidores. Sonaban y mucho en los distintos programas radiofónicos musicales. Como ejemplo decir que la canción “Lagos de Enol” fue nominada por Popular FM para, durante una semana, salir al aire 40 veces a lo largo de la misma.

 

Hubo varios contactos importantes con diversas casas discográficas, especialmente con Hispavox, pero no llegó a cuajar por pequeños flecos de producción. Y así, tras un periodo breve en cuanto a tiempo real (alrededor de dos años), pero muy intenso en cuanto a la productividad y ecos logrados, el grupo se disuelve.

 

20 AÑOS

 

Prácticamente es ese el período de inactividad de los ahora JAC. En todos estos años, cada uno de ellos encauza su vida profesional y el contacto musical se pierde. La dinámica del día a día hace que esta faceta tan importante en sus vidas se escape. Bien es cierto que, en algunos momentos puntuales, se reunieron e hicieron algunos pequeños arreglos musicales (en los cuales podemos cifrar el origen de “El Sur de América” o el de “Ciudadano Kane” y una canción que quedó en el olvido “Seiko”), pero nunca hubo continuidad y el tiempo fue distanciándolos de la música, lógicamente absorbidos por la vorágine laboral de cada uno de ellos.

 

Sigue a La Conjura de JAC en